¿Si tuvieras que elegir aprender una sola habilidad para ser exitoso cuál sería? Puede que responder a esto sea complejo, pero debes saber que existe una cualidad que puede llevarte a donde quieras en cualquier aspecto de tu vida: la autodisciplina.

Este es un rasgo que, si desarrollas y cultivas de manera continua, te ayudará a enfocar adecuadamente todos los talentos y habilidades que adquieras para alcanzar tus objetivos y conseguir el éxito.

En este artículo te compartimos algunos consejos que pueden ayudarte a desarrollar autodisciplina y a convertirlo en un hábito nuevo.

¿Qué es la autodisciplina?

La autodisciplina es la capacidad que tenemos para llevar a cabo una acción independientemente de nuestro estado de ánimo, disponibilidad de tiempo o fuerza de voluntad.

Esta cualidad es la que te permitirá cumplir satisfactoriamente tus planes y objetivos, ya sean de estudio, personales o profesionales.

Los beneficios de tener autodisciplina van más allá de alcanzar un objetivo determinado. Con ella, podrás eliminar distracciones, adquirir nuevas habilidades, dejar de procrastinar, fortalecer tu responsabilidad, mejorar tu salud, aumentar tu autoestima y controlar tus emociones.

Ahora bien, aun cuando la autodisciplina no es una característica innata, sí es posible que puedas desarrollarla y convertirla en un saludable hábito que te llevará a alcanzar el éxito en todo aquello que te propongas.

Consejos para construir la autodisciplina

consejos-para-lograr-autodisciplina

Aun cuando no te consideres una persona autodisciplinada, debes saber que tal habilidad la puedes aprender en cualquier momento de tu vida. A continuación, te compartimos 5 reglas básicas para lograrlo.

#1 Trázate metas

Trazarte objetivos es algo que te ayudará a entrenar la autodisciplina. Pueden ser metas pequeñas como levantarte más temprano cada día o más desafiantes como lograr un ascenso en el trabajo en los próximos seis meses o mantener la calificación más alta durante todo un semestre.

Aquí es importante establecer un plan de acción que te permita ejercer acciones diarias para alcanzar tu meta, poner una fecha límite para alcanzarla y mantener el enfoque en las prioridades.

#2 Encuentra tu motivación

Cuando nos trazamos objetivos es importante considerar aquello que realmente nos importa y motiva, porque esto servirá de impulso a la hora de cumplir aquello que nos hemos propuesto aun cuando sintamos cansancio, aburrimiento o falta de interés.

Cuando estamos motivados nos sentimos bien y con ganas de lograr las metas que nos hemos trazado. Encontrar aquello que nos motive evita que nuestros proyectos se queden sin culminar.

#3 Identifica los obstáculos

La productividad es una de las principales características de la autodisciplina y para ser más productivo necesitas deshacerte de todo aquello que afecta tu enfoque.

Analiza cómo y en qué empleas tu tiempo e identifica aquellas acciones que podrían estar bloqueando el progreso hacia tus metas.

¿Pasas mucho tiempo revisando redes sociales, por lo que dedicas poco esfuerzo al estudio? En lugar de revisarlas de manera compulsiva, proponte hacerlo solo dos veces al día por 30 minutos y apégate a ello hasta que se convierta en un hábito.

#4 Deja atrás los viejos hábitos

La autodisciplina también implica salir de tu zona de confort y dejar atrás lo que sientes que te hace sentir bien pero que poco contribuye al logro de tus metas y que disminuye tu enfoque y capacidad de atención.

Por ello, intenta dejar atrás los malos hábitos y reemplázalos con acciones más productivas. Por ejemplo, el lugar de ver la televisión prueba mantenerte activo con algo de ejercicio o dar un paseo al aire libre. Estas son pequeñas elecciones que fortalecen tu autodisciplina diaria.

#5 Verifica tus avances

Dedica tiempo a valorar cómo lo estás haciendo. Hacer un seguimiento de tu progreso no solo es esencial para ver cuánto has progresado, sino también para identificar en qué has fallado e implementar nuevas estrategias que aporten cambios positivos hacia el logro de tus objetivos.

Así como es importante verificar tus avances, también es necesario reconocerlos y celebrarlos. Esto te ayudará a mantener el ánimo y una mayor motivación para seguir adelante.

Utilizar aplicaciones de tareas pendientes te ayudará a medir tus avances y tener un registro de todo lo que has logrado.

Nueva experiencia online UNID

importancia-de-la-autodisciplinaEn UNID contamos con canales de aprendizaje que se adaptan a tus necesidades. Nuestra nueva experiencia online, disponible para licenciaturas, maestrías y bachillerato, te permite estudiar a tu ritmo y sin límites.

Sabemos que la motivación es clave en la construcción de tu autodisciplina, por eso te ofrecemos una experiencia donde vives y aprendes a tu ritmo, te inscribes cuando quieras y creas un plan de estudio que se adapta a ti.

Construir autodisciplina no es algo que pasa de la noche a la mañana. Es algo que requiere fijar propósitos claros, establecer plan de acción y acciones constantes que te permitirán ir viendo resultados hasta lograr tus objetivos.

La autodisciplina te llevará a crear buenos hábitos y estos, a la vez, te direccionarán hacia el logro de tus metas. ¿Quieres convertirte en una persona autodisciplinada? Trázate objetivos, encuentra lo que te motive, mantente enfocado y mide tu progreso.

Un UNID te brindamos las herramientas que necesitas para alcanzar tu máximo potencial y lograr las metas que te propongas. Conoce las ventajas de nuestra experiencia educativa diseñada para adaptarse a los nuevos ritmos de vida.

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese:

3 metas académicas que te llevarán al éxito universitario

¿Cómo prepararte para tus metas y propósitos?

B-learning: impacto y tendencias en el aprendizaje

Nueva llamada a la acción