El comienzo de año es un buen momento para pasar página y empezar de nuevo. También es una gran oportunidad para establecer metas y propósitos que te ayuden a crecer en todos los sentidos: psicológica, emocional, social, física o intelectualmente. 

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? La mayoría de nosotros comenzamos muy emocionados y motivados en enero, y unos meses después renunciamos a nuestras metas. 

 Hoy te vamos a dar una solución para que esto no suceda.

Ya me comí las uvas, ¿ahora qué hago y cómo empiezo?

Haz una lista con tus metas

Escribir en un papel las metas y propósitos que te gustaría alcanzar es el primer paso. Te ayudará a concentrarte y a sentir que estás haciendo un trabajo real. También es mucho más efectivo que solo decirlo, ya que reforzará visualmente tus objetivos.

Define prioridades ¿en cuál te vas a enfocar?

Tal vez cuando hayas terminado la lista de propósitos de Año Nuevo, te darás cuenta de que son variados y bastantes. Si es así, elige lo que consideres más importante y concentra toda tu energía y esfuerzo en lograr ese objetivo. 

Hacer demasiadas cosas a la vez puede abrumarte. Sobre todo porque establecer nuevos comportamientos, por ejemplo, requiere tiempo y esfuerzo

Ahora, ¿cómo se priorizan? Repasa la lista nuevamente y determina qué objetivos son los más importantes para ti.

Piensa en las que te traigan beneficios personales y profesionales

Aprender una nueva habilidad relacionada con el trabajo puede ser una gran meta para el Año Nuevo. El fortalecimiento de tus habilidades técnicas y sociales te ayudará a desempeñarte mejor o a conseguir mejores oportunidades laborales. 

Por ejemplo, puedes desarrollar habilidades como la comunicación, el liderazgo o incluso estudiar una maestría. Luego, haz un plan de acción sobre cómo inscribirse en una buena universidad para lograr el resultado deseado.

¿Cuáles son tus metas a corto y mediano plazo?

Las metas a corto plazo son metas que puedes lograr rápidamente: hoy, esta semana, este mes o este año.

Aquí hay algunos ejemplos:

Una meta a largo plazo es algo que deseas lograr en un futuro lejano. No puedes hacerlo esta semana ni el resto del año. De hecho, suelen tardar 12 meses o más en completarse porque requieren tiempo y planificación. 

Los siguientes son ejemplos de metas que pueden tardar años en alcanzarse:

  • Terminar una carrera
  • Terminar la escuela secundaria
  • Ahorrar para la jubilación
  • Tener tu propio negocio

¿En qué te ayudarás para llegar a ellas?

Un plan de acción es lo que te hará alcanzar tus metas. Por ejemplo, si deseas graduarte en 5 años, obviamente debes inscribirte en la universidad. Luego, hacer el examen de ingreso y aprobar todas la materias hasta concluir.

Por otro lado, debes pensar en todas tus metas y prioridades, aprender a administrar tu tiempo, tus estudios y tu vida social para alcanzarlas.

Si tus metas no están alineadas, empieza de nuevo

Si tus metas de corto y mediano plazo no se alinean a las de largo plazo tienes que regresar al borrador.

La parte más importante de establecer metas y propósitos es que sean realistas. Tienes que elegir algo que sea alcanzable y que mejore tu vida. Esto asegurará que no te darás por vencido hasta que lo logres.

Sin importar cuáles sean tus objetivos, mantente enfocado y consíguelos. Te demostrarás a ti mismo que puedes hacer cualquier cosa que te propongas. 

Recuerda que en UNID podemos ayudarte. Si tu meta es capacitarte. ¡Tenemos un espacio para ti en las carreras universitarias de UNID! Visítanos.

Nueva llamada a la acción