Crear un hábito de estudio quizás no es lo más fácil porque cada persona es distinta. Sin embargo, hay herramientas metodológicas, consejos y estrategias de estudio que puedes seguir e implementar para lograr ese objetivo de obtener una excelente calificación en tus próximos exámenes.

Cada uno tiene necesidades y prioridades distintas. Algunos buscan calificaciones para pasar una materia que tiende a tener un alto grado de dificultad y otros, al contrario, desean mantener un excelente historial académico. 

Llegar a tu objetivo y obtener un resultado positivo no es imposible. A continuación, te vamos a compartir una serie de técnicas de estudio para que puedas lograr las calificaciones que tanto deseas.

Dificultades del estudio

Antes de compartirte las estrategias de estudio más fáciles de implementar para triunfar en tus exámenes, tenemos que entender, comprender e identificar todas estas variantes que quizás influyan en tu capacidad de estudio y/o aprendizaje. Nos referimos a las dificultades del estudio.

Haremos un repaso rápido de esas variantes que debemos afrontar, para luego enfocarnos en nuestras estrategias de aprendizaje:

  • Distraerse tiende a ser una de las principales trabas con las que nos encontramos: Ruidos molestos, música, televisión y hasta tu celular influyen en que pierdas tu foco de atención al momento de estudiar.
  • La ansiedad cuando se acerca el momento clave: Esta se puede representar de distintas maneras donde las más comunes son las lagunas mentales, mareos, sudoración, temblores en las manos y en algunas situaciones puede representarse como miedo.
  • La falta de tiempo es otra variante que a veces no sabemos controlar:  El tiempo siempre será el mismo y está en cada uno saber distribuirlo. Si estudias y trabajas, seguro estarás familiarizado con la gestión de tiempos.

Estrategias de estudio

Pues ahora pasamos a lo realmente medular de este artículo: las distintas estrategias de estudio que pueden aplicarse para retener información y ser exitosos en los exámenes. Nos enfocaremos en 4 estrategias clave:

Mapas mentales

Los mapas mentales son una estrategia sumamente importante para las personas visuales. Es una técnica que te permite organizar visualmente la información como en un diagrama. 

Para comenzar un mapa mental escribe una palabra en el centro de una página en blanco. A partir de ahí, escribe las principales ideas y palabras claves que irán conectadas directamente al concepto central. Otras ideas relacionadas continuarán expandiéndose.

Pero, ¿por qué los mapas mentales son una excelente estrategia de estudio? La estructura de esta estrategia se relaciona con la forma en la que el cerebro almacena y recupera la información. Puedes aprovechar los mapas mentales para mejorar tu comprensión de lectura, hacer relaciones entre conceptos principales y sus jerarquías. Aunque parece tedioso, en verdad son de gran valor.

El subrayado y los esquemas

Cada tema, materia o concepto está basado en ideas clave desde donde se desprenden las aristas y el desarrollo del tema. El subrayar estas ideas nos ayuda  a simple vista a releer estas frases y crear conexiones y extraer puntos de interés. 

Un punto clave es comenzar a realizar esquemas basados en esas ideas principales, pero siempre tratando de recordar la información. También apuntar las palabras clave para luego hacer definiciones o esquemas es importante para comprender su totalidad. 

Hacer resúmenes

Es una estrategia de estudio sumamente común pero efectiva. La misma se ha aplicado a lo largo de los años en distintos grados o niveles académicos. El resumen es tan efectivo que la Universidad de Harvard bautizó este método como el “efecto de la ilusión de saber”.

Aunque la palabra ilusión te puede confundir, la misma se refiere a la familiaridad que siente la persona al resumir toda la información recibida. La clave de esta estrategia es que la persona que la aplica siente que tiene el dominio total del tema mientras resume y así crea la sensación de confianza que le permitirá con mayor facilidad digerir y aprender esta información. 

Notas codificadas por colores

Escribir las notas de tus clases en distintos colores es una forma dinámica, distinta y llamativa de organizar la información que estás aprendiendo. De esta manera, las notas en diferentes colores te pueden ayudar a revisar y priorizar las ideas más importantes del tema.

De acuerdo a un estudio publicado por el The Malaysian Journal of Medical Sciences, “The Influence of Colour on Memory Performance: A review”, el uso del color juega un papel vital en nuestras experiencias visuales. Y es por ello que se puede retener mejor la información y memorizar conceptos clave. 

¿Qué colores serán los más efectivos? El uso de colores cálidos ayudan a crear un entorno positivo en el aprendizaje y aumentan la atención así como el entusiasmo por el contenido a memorizar.

Si vas a utilizar esta estrategia de estudio te aconsejamos lo siguiente: 

  • Anotar en color rojo los puntos clave
  • Resaltar en color amarillo la información más importante
  • Organizar por colores las diferentes temáticas que estudiarás
  • Sólo resalta en otro color la información más importante, no todo el texto

Aunque cambiar la forma en que estudias pudiera sonar retador, empezar con estas estrategias de estudio claras y efectivas será sencillo y valdrá la pena. 

En UNID queremos que nuestros alumnos obtengan el mejor aprendizaje, así que recuerda y aplica estas estrategias de estudio que facilitarán tu retención de información a nivel profesional. 

Por último, recuerda que es importante que cuando estudies te encuentres en un espacio cómodo y sin ruido. Estamos seguros de que así tendrás éxito en tus exámenes, solo concéntrate y comienza a crear hábitos positivos para alcanzar tus metas. 

Nueva llamada a la acción