Existen tres factores fundamentales para encontrar el equilibrio saludable entre estudiar una maestría o licenciatura en línea, tu vida personal y trabajar a tiempo completo: 

  1. Organizar eficazmente tu horario
  2. Mantener hábitos saludables 
  3. Tener la preparación mental adecuada 

De esta manera, podrás lograr la dedicación y constancia necesarias para alcanzar tus metas personales y profesionales. En la vida todo se trata lograr el balance utilizando los métodos adecuados. 

A continuación te compartimos 10 secretos indispensables para lograr este deseado balance:

1.- Aprende a gestionar tu tiempo 

Una de las habilidades más valiosas que puedes tener como estudiante en línea es la gestión eficaz del tiempo. Todos tenemos las mismas 24 horas en un día, lo que significa que no se trata de cuánto tiempo tienes, sino de qué tan bien puede administrarlo.

Esto es especialmente importante para los estudiantes en línea, que trabajan a tiempo completo, tienen familia o hacen malabarismos con otros compromisos. Aprender a organizar tu tiempo será un factor crucial para lograr equilibrar tantas tareas al mismo tiempo, pues podrás administrar las horas que dedicas a cada actividad sin exigirte demasiado o restarle prioridad a otra. 

Además, la gestión eficaz del tiempo no solo te ayudará con tu aprendizaje, pero también puede hacerte más productivo en el trabajo y en tu vida personal. 

Los cursos en línea ciertamente te ofrecen mucha flexibilidad, ¡pero eso no significa que no tengas que estudiar! Del mismo modo que asistes a una clase presencial cada semana, debes programar el tiempo en tu calendario para estudiar el material del curso en línea y completar las tareas. 

Tip: Trata esos bloques de tiempo tan en serio como lo haría con una clase presencial, dejando saber a tus amigos y familiares que no estás disponible durante esos momentos.

2.- Sé proactivo – Anticípate a lo que venga 

Ser proactivo significa prepararse para posibles situaciones futuras. Será más probable que tengas éxito si actúas con tiempo en lugar de la reacción.

Aquí algunos tips para ser proactivo:

  • Mantén y actualiza periódicamente tu calendar con fechas importas de pruebas y proyectos. Mantén este calendario cerca, ya que los instructores a menudo modifican los plazos. Tu calendario debe guiar tus estrategias de gestión del tiempo y ayudarte a garantizar que te mantenga enfocado.
  • Evita la procrastinación y podrás terminar todas las asignaciones antes del plazo reglamentario. Así tendrás el espacio necesario para corregir o mejorar lo que se tenga que modificar, además de evitar encontrarte en apuros y poder disponer de tiempo libre para lo que desees hacer. 

3.- Mantén claro tu enfoque en todo momento

Ya sea que quieras cumplir una meta personal, cambiar de trabajo o emprendimiento, o seguir progresando en tu carrera profesional, es importante que siempre sepas hacia dónde te diriges; es decir, es esencial que tengas claro qué es lo que te está motivando a alcanzar tu objetivo principal. Esto te ayudará a mantenerte concentrado y tener una dosis de motivación extra cuando tengas altibajos emocionales.

4.- Organiza descansos oportunos

Así como debes planificar tu horario para cumplir con todas tus responsabilidades, de igual forma debes tomar tiempo para la mayor prioridad: tú. 

Tu descanso y relajación son muy importantes para que puedas recargar tus energías y comenzar de nuevo cada semana con las mejores ganas de comerte el mundo, además de adquirir un mejor enfoque, más creatividad y mayor productividad en tus obligaciones. ¡No te sobrecargues!

5.- Recuerda que no estás solo

Siempre que lo sientas necesario, pide ayuda. Apóyate en las personas a tu alrededor, en tus seres queridos, en quienes pueden darte buenos consejos y técnicas para resolver las situaciones que se te presenten. Una de las mejores opciones es hablar con personas que estén atravesando o hayan atravesado lo mismo que tú en este momento. Es de sabios aprender de las experiencias de los demás.

6.- Crea hábitos de estudio

Generalmente, no resulta fácil amoldarse a nuevas rutinas, sobre todo aquellas que involucran la realización de diferentes actividades de manera simultánea. Por esta razón, se hace esencial crear eficaces hábitos de estudio que te permitan cumplir con tus responsabilidades y disfrutar de la vida sin sobrecargarte de obligaciones. ¡Aprovecha al máximo tus fortalezas y explota todo tu potencial!

7.- Recompénsate y disfrútalo

A veces somos muy duros con nosotros mismos cuando algo no sale como lo planeamos, pero olvidamos recompensarnos cuando logramos algo por lo que hemos trabajado bastante. Por esto debes recordar recompensarte por tus logros y disfrutarlo al máximo, teniendo en cuenta cuánto te esforzaste para balancear tu trabajo y tus estudios en línea, date un gusto pequeño para celebrar esas pequeñas victorias.

8.- Toma conciencia de las distracciones 

Podría decirse que el mayor desafío asociado con estudiar en línea es mantenerse concentrado. Cuando vas a una clase presencial, ya estás allí durante el período, por lo que deberías prestar atención, tomar notas y sacar algo de eso. Pero para una clase en línea, que se puede tomar desde cualquier lugar, puede haber una tentación de distraerse más fácilmente.

Para disminuir las distracciones y aumentar la productividad y una sensación de logro al final de cada día, aquí te compartimos algunos consejos importantes:

  • Apaga tu teléfono celular personal. 
  • Hazte invisible en tu mensajería instantánea para que no tengas tentación de estar revisando los mensajes.
  • Informa a cualquiera que normalmente te llame durante las horas de estudio que no lo haga. Además, si estudia desde tu casa, pídele amablemente a tus familiares que respeten tu tiempo de estudio.  
  • Por último, ¡limpia tu desorden! Si estás estudiando en un espacio de trabajo desorganizado, tu mente también puede sentirse desordenada. Retira todos los papeles, tazas, juguetes, etc. innecesarios de tu escritorio y verás la diferencia.
  • Establece un área de estudio dedicada: No estudies en la cocina o comedor, establece un espacio de trabajo tranquilo donde no te distraigas fácilmente.

9.- Comienza a aplicar lo aprendido a tus labores diarias

De esta manera podrás mantener frescos los conocimientos que adquieras al estudiar y ponerlos en práctica para mejorar tus habilidades. Lo ideal es que integres estas actividades en tu día a día, pues esto te ayudará a desarrollar mejor tu trabajo o emprendimiento a la vez que aprendes valores, como la responsabilidad y la colaboración.

10.- Separa tus obligaciones

A pesar de que cada una de tus actividades debe ocupar la prioridad que le corresponde, es mejor no mezclar las cosas. Esto significa que no debes dejar que tu empleo o emprendimiento interfiera con tu maestría o licenciatura en línea y viceversa. Mantén cada cosa en su lugar y así te evitarás mucho estrés o dolores de cabeza innecesarios.

Cualquiera sea tu motivación para obtener un título en línea, lo más importante es que no pierdas de vista tu propia esencia; es decir, cuando te sientas más estresado o abrumado recuerda tu meta. Luego de encontrar el programa que mejor se adapte a ti, disfruta cada paso de la experiencia y deja que te enriquezca personal y profesionalmente, permítete conocer nuevas personas y toma las oportunidades que se abrirán ante ti.

Entonces, ¿ya estás listo para dar el siguiente paso importante en tu vida?

Haz clic aquí y comienza ya

CTA eBook - Cómo obtener la experiencia