Uno de los mayores temores de los estudiantes es que al graduarse no tengan la experiencia necesaria para acceder al campo laboral, es por ello por lo que cada vez más jóvenes han comenzado a trabajar mientras estudian. Aquí responderemos a la pregunta ¿cómo balancear mi vida?, junto con algunos consejos para encontrar estabilidad entre la salud y lo emocional. 

¿Cómo balancear mi vida?

Aunque desarrollar estas dos actividades al mismo tiempo suena desgastante, es importante que los jóvenes busquen un empleo que les permita equilibrar su vida. Para ello, deberán buscar opciones con horarios flexibles para que puedan ajustarlo con sus horarios de clase; mantener una buena comunicación con el jefe, y aprender a administrar el tiempo. No hay que olvidar incorporar una actividad física, como ir al gimnasio o practicar algún deporte, así como dormir y comer bien, para tener suficiente energía. 

Seguramente también habrá fines de semana donde tengan que estudiar para algún examen o realizar tareas en equipo, por lo que será importante que organicen sus tiempos para tener estabilidad con la vida familiar y personal. Lo recomendable es que planifiquen su vida social, por ejemplo, salir con sus amigos una vez cada quince días, o disfrutar de algún videojuego una noche por semana. 

Tips para tener equilibrio entre lo laboral y lo académico

Para alcanzar el equilibro de manera exitosa, es importante los jóvenes tomen conciencia de aquellas prácticas o hábitos que les restan minutos de valor a su día, ya sea para tener un mayor rendimiento o para disponer de mayor tiempo de descanso. 

Evita distracciones

Priorizar tareas hará que se aproveche mejor el día, los estudiantes serán capaces de terminar con sus responsabilidades en tiempo para después dedicarse a descansar o realizar actividades recreativas. Para lograrlo, es necesario que se eliminen hábitos poco favorables, como pasar mucho tiempo en redes sociales, tomar llamadas personales o responder mensajes cuando se está en el trabajo o en la escuela. 

También es necesario que se destine un tiempo para revisar el mail y contestar correos que sean relevantes, con el fin de que las tareas administrativas no se queden rezagas, pero tampoco ocupen varias horas al día. 

No dediques más tiempo del estimado

Ligado a lo anterior, no se debe dedicar más tiempo al trabajo o a la escuela de lo programado, con la excusa de querer ser más productivo. Para alcanzar un equilibrio entre ambas áreas es importante que se tenga el correcto descanso. Respetando esto, se tendrán días de mayor rendimiento y una mayor concentración. 

Cambia tus métodos de trabajo o estudio

Ya sea que opten por tomar algunas clases en línea (si la institución lo permite) o buscar un trabajo donde haya home office, será una alternativa para eliminar tiempo perdido en el traslado y tener una mejor organización. Hay veces en que, con un poco de ingenio, incluso se puedan sacar tareas escolares y de trabajo al mismo tiempo, siempre que no signifique una sobre carga. 

Busca soluciones para manejar el estrés

Es importante aprender a manejar la frustración para que no se transforme en un problema emocional o de salud. Si en algún momento hay mucha presión lo adecuado será tomarse un respiro, hacer estiramientos, levantarse a dar una vuelta, entre otras opciones, para despejar la mente. 

Trabajar y estudiar entregan beneficios positivos, por ejemplo, aprender a gestionar mejor el tiempo, ser autosuficientes y responsables, adquirir mayor experiencia laboral, desarrollar nuevas habilidades y competencias, y ampliar los contactos profesionales, lo que ayuda a los jóvenes a tener mayores oportunidades en el mundo empresarial. 

Nueva llamada a la acción