La educación de calidad es uno de los factores más importantes en la construcción de una sociedad justa, pues, además de ayudar a equilibrar las desigualdades sociales y económicas, es capaz de enriquecer la vida de las personas. 

No obstante, para que la educación inclusiva sea fructífera es indispensable que involucre a una gran diversidad de estudiantes y sus distintas necesidades. 

Esto se puede lograr a través de una mayor participación en el aprendizaje, las culturas, las comunidades y que, de acuerdo a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, CDPD, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2006,  se permita que todas las personas se puedan desarrollar al máximo. De ahí la importancia de los valores en la educación y su acceso.

¿En qué consiste la educación para todos?

La educación inclusiva se entiende por aquella metodología educativa que busca que todos los alumnos potenciales y actuales de una institución tengan las mismas posibilidades de aprender el contenido que el resto de sus compañeros, incluyendo a aquellas personas que pudieran contar con alguna discapacidad visual, auditiva o motriz.  

Existen algunas técnicas que ayudan a minimizar cualquier barrera y a potenciar la igualdad y la cohesión social como:

  • Conocer al alumnado para así tener una perspectiva global de cómo entregar una educación de calidad.
  • Ajustar los estudios y actividades a las capacidades de los alumnos, ofreciendo distintas formas de abordar los contenidos.
  • Utilizar el aprendizaje dialógico para que los alumnos aprendan a través de una conversación e interacción entre iguales.
  • Tutorías grupales, pues permiten que los alumnos se conozcan mejor e interactúen de forma positiva.
  • Cuidar la  comunicación con el alumnado y buscar espacios donde estos se sientan valiosos.
  • Implementar recursos y actividades accesibles, equitativas, flexibles, sencillas y coherentes.

Planes a futuro en cuanto a educación de calidad

Por su parte, las Naciones Unidas tienen como propósito, dentro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, garantizar la educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. Algunos de los objetivos establecidos son:

  • Asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.
  • Eliminar las disparidades de género en la educación y asegurar el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad.
  • Construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los alumnos con discapacidad y las diferencias de género, y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.

UNID: Universidad Inclusiva

En UNID comprendemos lo importante que es incluir a los alumnos con discapacidad auditiva, visual y motriz. Por ello, trabajamos por una educación inclusiva que se muestre accesible para todos sus estudiantes, por medio de clases presenciales o UNID en línea. Promovemos la formación integral, con experiencias laborales y formativas que hacen a nuestro alumnado ser responsables y competitivos en su campo laboral.

En el caso de las personas con discapacidad, en UNID universidad tenemos un proyecto de inclusión donde se realizan actividades recreativas, activaciones y programas de concientización, donde además velamos por la importancia de los valores en la educación. Además, las instalaciones de la universidad son accesibles para personas con discapacidad motriz.

Si tú o algún familiar o conocido tuyo cuentan con alguna discapacidad y están buscando opciones para comenzar su vida universitaria, acércate a UNID y te ayudaremos a resolver todas tus dudas para que nada los detenga en el proceso de cumplir sus metas. 

CTA-Contáctanos