¿Últimamente has pensado en cómo puedes mejorar tu perfil profesional?

¿Sientes que necesitas dar el siguiente paso y estudiar un posgrado?

¡Excelente! 

Definitivamente, eso te abriría las puertas a muchas oportunidades – desde mejorar tu posición en la empresa hasta conseguir ese trabajo que siempre has querido tener. 

Pero, a la vez, te preguntas cómo lograrás equilibrar el estudio con otras responsabilidades de la vida. 

Puede sonar como una misión imposible… pero, en realidad, cuando una persona tiene deseos de superarse, no existen barreras que impidan su éxito. Si te lo propones, puedes alcanzar lo que quieras: ya tienes las herramientas que necesitas para empezar.

En la actualidad, los cursos y Maestrías en línea han facilitado el acceso a la educación superior, permitiendo que personas como tú, quienes trabajan a tiempo completo, puedan especializarse y crecer profesionalmente sin sacrificar sus ingresos. 

Por eso, si aún tienes dudas sobre cómo tendrás éxito en ello, a continuación te mostramos 3 pasos indispensables para empezar a estudiar en línea:

1- Comunícate

Con una buena comunicación siempre puedes alcanzar grandes cosas, así que desde el inicio anuncia a tus superiores y equipo de trabajo que comenzarás a estudiar una Maestría en línea.

Si haces esto, no solo les demostrarás que quieres seguir avanzando en ganar conocimientos y experiencias en tu empleo, sino que también conseguirás que sean más comprensivos con el hecho de que tendrás demandas académicas en determinadas semanas y, por ende, necesitarás un período adicional para cumplir con las obligaciones relacionadas con tu Maestría en línea. 

Muchas universidades brindan programas con mayor flexibilidad para aquellos estudiantes que tienen un empleo, pero debes saber si cuentas con la empatía y consideración de tus jefes antes de asumir este compromiso, especialmente cuando tengas mayores exigencias (por ejemplo, a la hora de presentar tus evaluaciones).

Por otro lado, puedes descubrir que, además de su apoyo, podrías contar con su asesoría en temas que se te dificulten, sobre todo si se trata de un curso o carrera relacionada con tu empleo. De hecho, hay muchas organizaciones que impulsan la formación constante de sus empleados; así que, ten la mejor actitud y conviértete en un empleado modelo ¡para que no se lo piensen dos veces antes de ayudarte!

2- Organízate

La organización es fundamental para cualquier meta que te propongas, por muy pequeña que esta sea. En el caso de estudiar en línea y trabajar al mismo tiempo, necesitarás planificar muy bien tus horarios, de manera que una actividad no interfiera con la otra.

Recuerda que te vas a poner exigencias más grandes, por lo que debes apegarte a las horas que establezcas para cada actividad.

Una manera muy práctica de lograrlo es planear tus deberes por semana, definiendo cuánto tiempo por día crees que necesitarás dedicar a cada faceta de tu vida, sin descuidar tu salud física y mental. Así te resultará más fácil saber cuánto tiempo tienes para cumplir con cada área, y podrás organizarlas de acuerdo con la prioridad que tengan.

Otro punto importante que no puedes pasar por alto es cumplir con tus compromisos con suficiente tiempo, de modo que haya espacio para corregir o mejorar lo que se necesite. No permitas que los deberes se acumulen, es decir, no dejes nada para el último momento.

3- No te satures y crea un balance 

Sabemos que esto puede parecer más fácil de lo que es en realidad, pero es necesario que apartes un tiempo para ti. Esto significa que no debes dividir tu tiempo entre el trabajo y los estudios únicamente, como un 50-50. 

Siempre debes tener algo que te “libere” de estas dos actividades tan exigentes, como pasar tiempo con tu familia o amigos, ir al gimnasio o practicar algún deporte… Aprende a decir que no al exceso de trabajo, aún más si ya sientes que la presión está por sobrepasarte. 

Crear un balance implica que lleves una vida equilibrada, recordando que cada cosa tiene su prioridad y disfrutando de todo el proceso porque sabes que estás en el camino correcto para lograr tus metas. ¡Sigue adelante!

Consejos finales

Si aún no te has decidido, podrás ver que existen muchas ventajas de estudiar una Maestría en línea, ya que puedes…

  • Reducir significativamente los costos de tener una formación profesional de excelente calidad.
  • Aprovechar tus tiempos “improductivos” para estudiar, es decir, mientras estás en camino a tu lugar de trabajo u otros momentos en que puedes hacer algo útil y productivo.
  • Ser parte de más del 50% de quienes estudian en México, quienes emplean esta modalidad a distancia.
  • Utilizar tus dispositivos electrónicos (smartphone, tablet o laptop) para facilitar y apoyar tu aprendizaje.
  • Obtener un título sin importar si tienes más de cuarenta años, como lo demuestra casi el 70% de quienes estudian en línea.
  • Adelantar tus deberes en cualquier momento o espacio, en lugar de pasar horas en las redes sociales u otros hobbies que no te aportan nada realmente valioso.

Enfócate en la meta y no dejes que las distracciones o pensamientos pesimistas te alejen de disfrutar del fruto de tu esfuerzo. Encuentra tu inspiración en las personas que lo han logrado y siente orgullo de todo lo que estás haciendo para cumplir tus sueños.

¡Por supuesto que tú puedes!

CTA-maestria-online