El mes pasado te compartimos el artículo “6 tips previos para tu primera entrevista laboral” con consejos que te permitirán prepararte para cualquier entrevista laboral. Ahora, Mariam Sarahaim Cabrera Enriquez, coordinadora de empleabilidad de Talisis CDMX, da una serie de consejos para tomar en cuenta en la entrevista laboral.

Asegúrate, primero, de contar con el siguiente check list:

  • CV impreso (en caso de que la empresa lo solicite).
  • Investigación de dirección e identificación de las mejores rutas para llegar.
  • Investigación de la empresa.
  • Ensayo de entrevista.
  • ¡Duerme bien!

Llegó el día de la entrevista, te preparaste y llegaste 15 minutos antes a tu entrevista, ahora relájate y respira. Recuerda que desde el momento en el que pones un pie dentro de la empresa, estás siendo evaluado:

Antes de la entrevista:

Mantén una buena actitud. Desde el momento en el que te presentas en la empresa con la persona de recepción, no se te olvide saludar educadamente y con una sonrisa cordial; indícale con qué persona te diriges y el horario de tu entrevista.

Durante la entrevista:

Saluda con mano firme. Un buen saludo dice mucho de tu carácter y seguridad.

  • ¿Si me ofrecen algo de beber o comer lo acepto? Si te ofrecen agua o café, acéptalo, te servirá para relajarte, así únicamente le des unos sorbos. Si te ofrecen un dulce, evita tomarlo, ya que no te permitirá responder durante tu entrevista.
  • Cuida tu lenguaje verbal. Al responder evita usar palabras inapropiadas. Durante todo momento compórtate de manera profesional.
  • Cuida tu imagen no verbal. Tus gesticulaciones, posturas y tono de voz. Evita cruzar las piernas y brazos, siéntate de forma derecha, sonríe al hablar.
  • No interrumpas al reclutador, escucha y tómate tu tiempo para responder. Si no comprendes alguna pregunta, no temas en pedir que la vuelvan plantear.
  • Responde con la verdad. No mientas sobre tus conocimientos o habilidades, si desconoces algo que la empresa requiere, mejor contesta diciendo “soy un profesional autodidacta y aprendo con facilidad”.
  • No hablar mal de tu anterior empleo. Si cuentas con experiencia laboral, y los motivos de tu salida fue por malos entendidos con tu anterior jefe, jamás te expreses mal de tu anterior trabajo, ni de tu jefe. Recuerda que generaste experiencia ahí. Mejor platica sobre cómo empezaste a dominar tu puesto y ahora requieres nuevas experiencias, o que el perfil de puesto en el que estuviste trabajando resultó no ser coherente con las actividades que realizabas.
  • Haz todas las preguntas que necesites para no quedarte con dudas posteriores a la entrevista. Aquí te sugiero el tipo de preguntas que puedes hacer conforme vas avanzando:
  • ¿Cuáles serán mis funciones?
  • ¿Dónde será mi sede de trabajo?
  •  
  • ¿Tendré colaboradores a cargo?, etc. Todas las preguntas relacionadas con el puesto.
  • ¿Cuál es el proceso para la contratación? (muy importante).

Consejo: Si en tu primera entrevista, el reclutador no te habla de sueldo o prestaciones, jamás abordes el tema, ya que te hará ver más interesado en el dinero que en la vacante. Mejor muestra tu interés por la vacante, y por la empresa, tus preguntas deben estar dirigidas en este tema.

Última entrevista, las preguntas que puedes hacer son las siguientes:

  • ¿Tiempo en el que te requerirían en caso de ser contratado?
  • Referentes al suelo y prestaciones. Y muy importante:
  • ¿Cuándo será la fecha límite para tomar una decisión referente al puesto?

Consejo: si ya llegaste a tu última entrevista, te sugiero vayas organizando tus labores pendientes, para facilitar el proceso de hacer entrega de tu puesto.

Propuesta laboral. Si llegaste a esta fase ¡Felicidades! Aquí ya podemos realizar negociaciones por:

  • Si tu interés es negociar el sueldo, te sugiero realices una investigación previa en tu bolsa de trabajo favorita, realizando una comparativa con vacantes similares a la que estás postulado (Benchmarking).
  • Horarios o permisos especiales. Probablemente ya tenías planeado ausentarte un tiempo en tu anterior empleo, en este momento te sugiero evalúes primero la posibilidad de no asistir, de lo contrario, es importante abordes el tema en este momento y no después de que ya hayas entrado, para que no des una imagen equivocada.
  • Inicio de labores. Si anteriormente estabas trabajando, te sugiero pidas para hacer entrega de tu puesto y le permitas a la otra empresa buscar quien ocupe tu lugar, idealmente de 15 a 30 días; si la empresa que requiere tus servicios no puede darte ese tiempo, como mínimo necesitas para entregar tu puesto una semana. Por favor, no te vayas de un día a otro, haz una lista de tus entregables y pendientes que dejas, así como de los responsables que se ocuparan de darle término. Recuerda que es tu imagen profesional la que pones en riesgo.

 

Consejo:

No olvides que si eres alumno o egresado UNID puedes acercarte con el Coordinador de Vinculación, de tu campus más cercano, para recibir el coaching de Empleabilidad (mejora de CV, identifica tus competencias, bolsa de trabajo, imagen profesional y preparación para entrevistas laborales).

Nueva llamada a la acción